Ambro-sol. Tu Fábrica de Aerosol

+34 961 502 831     info@ambro-sol.es     

Nueva Cepa Covid 19

Nueva Variedad COVID 19

Tras el éxito de la Vacuna, dos nuevas Variantes de Coronavirus siembran nuevas dudas. ¿En qué cambian estas variantes? ¿Cómo nos afectan? ¿Qué Consecuencias tienen para la Vacuna?

Nueva Cepa Coronavirus

En realidad, más que de una nueva cepa de COVID 19, deberíamos hablar de Nuevas Variaciones del Virus. Los expertos no se ponen de acuerdo en la cantidad de nuevas variaciones del microorganismo, pero ya hay quien habla de, al menos, 17 mutaciones en el virus. Las que más preocupan son la variante inglesa y la variante sudafricana, aunque últimamente también se ha empezado a hablar de las cepas americana y japonesa.

La Inglesa lleva con nosotros desde septiembre y ya tenemos casos de este tipo de enfermedad en la mayoría de los países europeos. España, lamentablemente, no es una excepción. La semana de final del año 2020 se detectaron los primeros casos. 

La Variación Sudafricana lleva poco tiempo con nosotros y aún no sabemos demasiado. 

La principal novedad de esta nuevas versiones de nuestro enemigo es el aumento en su capacidad de transmisión. Hasta un 70% más rápido en el caso de la variante inglesa.

Afortunadamente, estas nuevas versiones no son más virulentas, aunque el simple hecho de la mayor transmisibilidad ya es un serio riesgo.

Mayor velocidad de contagio implica más enfermos, más hospitalizados, más colapso en las UCIS y más caos. Por todo ello, ahora más que nunca, debemos reducir los riesgos y evitar la transmisión.

Mutaciones del COVID 19

El Virólogo José Alcamí, Director de la Unidad de Inmunología del Instituto de Salud Carlos III, nos lo explica sin tapujos. “Los virus mutan, igual que los niños crecen”, afirma el Doctor Alcamí.

Según los especialistas, no podemos evitar que los virus muten. Aunque tal vez sí podamos ponérselo más difícil. Y la forma de ralentizar estas mutaciones es tomar precauciones. Evitar la transmisión indiscriminada que hemos sufrido en los últimos meses es necesario.

Los virus mutan para sobrevivir. De la misma forma que nuestras defensas aprenden a combatir el virus, el coronavirus aprende a esquivar nuestras defensas. ¿Cómo lo hace? Modificando partes de su estructura. Así, las partes que se han vuelto vulnerables a nuestras defensas sufren alteraciones. 

Algunas de esas modificaciones son intrascendentes. La mayoría, se podría decir. En cambio otras suponen una mejora para el virus en cuanto a resistencia, transmisión o virulencia. Estos cambios son los que la ciencia estudia para controlar la evolución del inquilino y adelantarnos a sus movimientos.

¿Cómo Muta el Coronavirus?

Vamos a ver, en lenguaje coloquial, cómo y por qué se producen las mutaciones. Para ello vamos a evitar tecnicismos. De esta manera, todos lo vamos a entender.

En nuestro cuerpo tenemos una lucha entre el SARS CoV 2 y nuestro organismo.

En un principio, al virus le es fácil infectar el cuerpo, ya que no tenemos defensas, así que el intruso se adentra en nuestro organismo sin apenas oposición.

Una vez infectado, nuestro sistema inmunitario empieza a generar anticuerpos y empieza la batalla. Esta batalla, en condiciones normales, la suelen ganar nuestras defensas, pero la lucha dura unos días, semanas, meses…

Durante ese tiempo, en condiciones normales, el sistema inmunológico se va fortaleciendo y el virus se ve cada vez más acorralado. Y cuando un virus se ve acorralado, su forma de defenderse es mutar.

Si, una vez nuestro invasor ha sido atacado y ha empezado a mutar, se produce un contagio, la persona contagiada servirá de caldo de cultivo para que el virus siga con su proceso. Cuantos más contagios, cuantos más saltos de un organismo a otro, más posibilidades de que mute.

Es por ello que son tan importantes las medidas de prevención. Si se limitan los contagios, se limitan las posibilidades de mutación.

En ocasiones, es la propia ciencia quien favorece la aparición de nuevas variedades. En esta línea, vamos a ver un caso típico que produce variaciones en los microorganismos.

Tenemos un paciente infectado que, además, es inmuno-deprimido (con dificultad para generar defensas). A esa persona se le inyecta plasma hiperinmune que contiene defensas contra el COVID 19. 

En este caso, la batalla se empieza a decantar hacia el lado del ser humano, ayudado por las defensas del plasma hiperinmune. Pero en ese periodo de tiempo, el virus se va adaptando para poder sobrevivir a los anticuerpos humanos, reforzados por el plasma. 

El virus se ve atacado y su forma de defenderse es mutar. 

Si, en ese momento, las defensas ganan la batalla, la nueva mutación del virus se extingue. Ha perdido la guerra y no tiene un cuerpo al que infectar. Pero si le proporcionamos un cuerpo nuevo, se desarrollará en ese nuevo organismo. Y de esta forma tan sencilla, se va extendiendo la nueva versión.

Se trata de un virus con ligeras variaciones. Y aquí entra en juego el concepto de Mejora. Si las variaciones han supuesto una mejora para el microorganismo, las defensas tendrán más problemas para neutralizar la amenaza.

Este fenómeno se va acentuando a medida que se contagian más personas. 

Si esa variación ha supuesto una ganancia para el virus, habrá mejorado en su capacidad de resistir y se volverá más peligroso.

Esto es lo que hace tan importante la contención de la enfermedad. 

Una vez más, todos somos responsables y la prevención de la pandemia es nuestra forma de evitar que las cosas se compliquen.

Mutaciones en Animales

Todos hemos oído hablar del sacrificio de millones de visones en el norte de Europa. La medida puede considerarse excesiva, aunque tiene su justificación.

Una de las actividades más peligrosas en microbiología es la transmisión interespecies. 

El mismo fenómeno que acabamos de explicar, se puede producir entre especies. Si un virus se transmite a un animal, muta dentro del animal, y se vuelve a transmitir al ser humano, el peligro se multiplica.

Esta cadena de transmisiones interespecie puede originar virus desconocidos y más difíciles de controlar. Es por ello que, ante la dimensión de la amenaza, las autoridades se han visto obligadas a tomar medidas extremas.

Cómo afectan las Mutaciones a la Eficacia de la Vacuna

Vacuna COVID 19

Este ha sido uno de los principales temas de discusión tras la aparición de las nuevas cepas.

En principio, los expertos consideran que la vacuna va a ser efectiva contra las nuevas cepas del virus.

Las modificaciones que se han detectado no parecen suficientes para invalidar las vacunas actuales.

Pero no hay que bajar la guardia. El ECDE (Centro Europeo de Control de Enfermedades) acaba de publicar el Informe “Evaluación de riesgos: riesgo relacionado con la propagación de nuevas variantes preocupantes del SARS-CoV-2 en la UE / EEE”. En él advierte de la posibilidad de que las futuras variantes del COVID 19 puedan sortear las actuales vacunas.

Por suerte, en caso de que esto ocurra, no sería necesaria una nueva vacuna. Tan sólo habría que adaptar la que tenemos a las nuevas características del invasor.

En realidad, el SARS Cov 2 es un virus que muta poco en comparación con otros. La gripe, por ejemplo, requiere una actualización de la vacuna todos los años.

Conclusiones

La OMS ya ha avisado: “El virus va a mutar”. De todos depende la velocidad a la que lo hará.

Ahora más que nunca, minimicemos el riesgo de contagio. Mascarillas, geles, lavado de manos, desinfección de superficies, ventilación adecuada, desinfección ambiental, evitar aglomeraciones… 

Y dejemos a la ciencia que vigile de cerca las evoluciones del patógeno. Sólo así podremos adaptar las vacunas y tratamientos con celeridad.

El problema está durando más de lo esperado. Estamos cansados. Pero no bajemos la guardia. Está en juego nuestra salud.

Deja un comentario