Ambro-sol. Tu Fábrica de Aerosol

+34 961 502 831     [email protected]     

Cuándo Utilizar Lubricantes de Silicona

Lubricantes de Silicona

Los aceites y grasas lubricantes se utilizan a diario. Tanto en el taller como en la industria o el hogar. Dentro de las grasas y aceites lubricantes, se pueden encontrar multitud de variedades. En este artículo nos vamos a centrar en los lubricantes de silicona. Qué ventajas tienen y en qué situaciones son recomendables.

Qué son los Lubricantes de Silicona

Los lubricantes de silicona son aceites, fluidos y grasas que recubren las piezas a lubricar, impidiendo el contacto directo entre las superficies. 

La base de toda lubricación es evitar el contacto directo entre las piezas. Así evitamos el desgaste.

Absolutamente todos los lubricantes se basan en este principio. No todos trabajan del mismo modo, pero todos persiguen ese aislamiento de la pieza. El objetivo es que las piezas toquen el lubricante, pero no se toquen entre ellas.

Si tenemos clara esta máxima, entenderemos cómo un producto tan poco aceitoso como la silicona puede ser un magnífico lubricante. 

Engranajes-Lubricados-Aceite-Silicona

Ventajas de los Lubricantes de Silicona

  • Mayor adherencia a las superficies
  • Gran capacidad de sellado 
  • Previene la acumulación de cargas electroestáticas
  • Muy resistentes al agua. Puede utilizarse como impermeabilizante
  • Mayor durabilidad de sus propiedades lubricantes y protectoras
  • Gran capacidad de absorber vibraciones
  • Soportan bien el cambio térmico. Aguantan temperaturas desde -40º C hasta 300º C
  • Su viscosidad se mantiene más estable en los cambios de temperatura que la de los compuestos orgánicos
  • No ataca a los plásticos ni a las gomas. Funciona con ellos como un hidratante
  • Válido para superficies de goma, plástico, metal, tejidos, espumas y madera
  • Evita chirridos provocados por plásticos, gomas y metales
  • Evita el óxido y la corrosión
  • Alto poder deslizante
  • Incoloro e inodoro 

Cuándo Utilizar Lubricantes de Silicona

De las múltiples aplicaciones que tienen los Lubricantes de Silicona, vamos a destacar las más habituales. 

  • Lubricar rodamientos y otros engranajes móviles
  • Para lubricar juntas y piezas de plástico ya que, además de lubricar, evita el resquebrajamiento de los materiales plásticos.
  • Para techos corredizos, cinturones de seguridad, guías, cintas transportadoras, rodillos de cadenas de envasado, imprenta, ascensores.
  • Recomendado para lubricar puertas, ventanas y demás elementos con juntas de goma. El aceite de silicona protege las juntas y evita que se peguen a puertas o ventanas. De esta forma, las guías deslizan sin problemas y los mecanismos se mantienen en perfecto estado durante más tiempo
  • Para evitar cortocircuitos en interruptores y paneles de control. Limpia y protege los contactos eléctricos contra la humedad creando una capa repelente de agua

Probablemente no tenga sentido aprenderse de memoria cada aplicación. Puede valernos como consejo acordarnos del aceite de silicona cuando queramos lubricar o proteger materiales de plástico, madera o goma. También será muy recomendable cuando se trate de materiales en movimiento que necesiten deslizar con soltura. Guías, ventanas, rodamientos…

Por último, no olvidemos su capacidad para evitar cortocircuitos cuando trabajemos cerca de instalaciones eléctricas.

Maquinaria Industrial

Sectores en los que se Aplican los Lubricantes de Silicona

Los lubricantes de silicona se utilizan en todo tipo de sectores y para casi todo tipo de tareas. Vamos a destacar las más frecuentes:

  • Automoción
  • Mantenimiento
  • Industria
  • Náutica
  • Hidráulica
  • Línea Blanca
  • Alimenticio

Modo de Uso

En Ambro-Sol fabricamos dos tipos de lubricantes de Silicona: Grasa y Aceite. Además, puedes encontrarlos en los siguientes formatos:

  • Aerosol. Ambro-Sol fabrica sprays tanto de grasa como de aceite de silicona. En cualquiera de los dos casos, la forma de uso es la misma. Rociar directamente sobre la superficie a tratar desde una distancia de 15 a 25 cm. Si queremos alcanzar zonas poco accesibles, es posible que necesitemos una cánula
  • Aceite. Aplicar suavemente sobre la superficie extendiéndolo uniformemente con la ayuda de un paño
  • Grasa. Aplicar sobre un trapo y frotar suavemente la zona a lubricar hasta que el producto se extienda de forma homogénea

Lubricante de Silicona Grado Alimentario

La silicona es menos tóxica que la mayoría de componentes de los lubricantes. Además se adhiere a las piezas lubricadas con mayor fuerza, por lo que es más difícil que se desprenda y se pegue a los alimentos.

Partiendo de estas premisas, el laboratorio de Ambro-Sol ha diseñado el Aceite de Silicona Grado Alimentario. Un lubricante para trabajar en cocinas, cadenas alimenticias, empresas de envasado de alimentos… y, en general en instalaciones industriales del sector alimenticio.

Sprays con Certificación Grado Alimentario

Como vemos, los lubricantes de silicona son una alternativa muy válida. Gracias a su gran adherencia, capacidad de sellado y durabilidad, son la solución perfecta para lubricar mecanismos en movimiento: guías, cintas, rodillos, puertas. Ventanas, etc. 

También suelen ser la mejor opción para lubricar objetos de plástico, goma o madera, ya que además de lubricar, la silicona protege los materiales

Por último, su poder aislante la hace ideal para trabajar cerca de enchufes e instalaciones eléctricas.

Deja un comentario